SITUACIÓN ACTUAL: COVID 19 Y CRISIS DE MATERIALES

El sector de la construcción, y por tanto el de la vivienda prefabricada, como muchos otros, vive un momento complejo e incierto estos años. Es por eso que desde Trenta queremos informar a cualquier cliente o posible cliente de como nos está afectando esta situación.

 

 

COVID-19

A pesar de que tomamos el mayor número de medidas higiénico – sanitarias posibles, en una obra intervienen numerosos oficios y proveedores diferentes. Es por ello que con frecuencia alguno de ellos se vea obligado a cesar o frenar su actividad por contagio o contacto del virus. Esto está provocando retrasos en las entregas de las viviendas sobre el tiempo dado o informado en la web. Como es una situación totalmente impredecible, en algunos casos terminamos las obras a tiempo y en otros, hemos llegado a incurrir en retrasos de hasta 5 meses, esperando poder mejorar esta cifra a medida que evolucione la pandemia. 

 

CRISIS DE LOS MATERIALES: RETRASOS Y SUBIDA INCONTROLADA DE PRECIOS

Junto con el Covid-19, en el sector de la construcción estamos viviendo un momento incierto tanto con la disponibilidad como con el precio de los materiales sin precedentes. 

Por un lado hay una escasez de producción muy grande a todos los niveles:

Desde el punto de vista tecnológico, la falta de microchips está haciendo que determinadas máquinas como aerotermias, renovaciones de aire, electrodomésticos… se fabriquen a cuenta gotas. Lo que muchas veces impide dar la vivienda al completo. Por otro lado ralentiza los procesos productivos, ya que si falla alguna máquina en una industria es difícil conseguir el recambio, lo que de nuevo añade retrasos en la vivienda.  

Por otro lado existe un descontrol en el precio de la materia prima, combustibles y precio del kw. Materiales como la madera, el acero… han duplicado o incluso triplicado su precio desde junio de 2021. Todo esto agravado por la guerra en Ucrania. Existen actualizaciones de precio diarias de los materiales, lo que imposibilita pactar o mantener un precio. Bien es cierto que desde Trenta vendemos proyectos totalmente cerrados, y mantenemos el precio del presupuesto dado siempre que las variaciones sean lógicas (1%-3%), pero no podemos asumir ni prever variaciones tan exageradas y exponenciales.